Alguien dijo una vez: ” No son los libros los que impactan vidas, son sus párrafos”. No pudiera ser más cierta esa frase para describir la manera en que cada párrafo del libro que hoy recomiendo ha impactado de manera tan positiva mi vida.

A. N Martin - Qué está pasando con la predicación hoy ?
Libro ¿Qué está fallando con la predicación hoy?

Una de las cosas más relevantes de esta “nueva reforma” que comienza en latino américa, y que parece ir tomando cada vez más fuerza, es el énfasis en el impacto que predicadores históricos dejaron en el mundo de su época y aún hasta en nuestros días; Whitefield, McCheyne, Spurgeon, Edwards, Baxter y Bunyan (sólo por mencionar algunos).

Siempre noto el marcado interés por resaltar la Gloriosa labor que Dios hizo por medio de la predicación de estos hombres, sin embargo, noto también que poco se habla de su piedad, de su integridad, de su devoción, de su carácater, de su vida de oración, etc. Pareciera como si eso comprometiera sus propias conciencias.

En este libro -¡de apenas 34 páginas!- y que corresponden a una conferencia para ministros de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, en el Seminario Teológico de Westminster, en Septiembre de 1967, A. N Martin (Pastor de la Iglesia Bautista de la Trinidad, Montville, New Jersey) diagnostica las áreas en las que la predicación se ve realmente comprometida, y al mismo tiempo la razón del por qué no logra el efecto que se espera; su veredicto es: El hombre que predica y el mensaje que entrega.

El hombre que predica

En este aspecto Martin aborda las áreas sensibles del carácter del predicador: Su vida devocional personal, su integridad moral y su integridad como pastor de su casa.

Uno de los descubrimientos más inquietantes hechos durante este tiempo fue el hecho de que muy pocos ministros tienen hábitos devocionales personales y sistemáticos.

En esa misma linea, y en un lenguaje directo y confrontador, va llevando al lector a sentir la realidad de estas verdades y la necesidad de un arrepentimiento si cabe lugar.

¿Resulta sorprendente que el ministerio de tales hombres sea marcado por el desequilibrio doctrinal? ¿Resulta sorprendente que haya muy poca aplicación personal y penetrante de las Escrituras, cuando la gran mayoría de predicadores contemporáneos admiten que no se exponen sistemáticamente a sí mismos a la Palabra de Dios, con el fin de tener la iluminación y santificación personal?

En cuanto a la vida de oración secreta, otro aspecto que trata en relación al predicador. Martin dice:

La predicación ha caído en un mal tiempo, no solo debido a la falla de los ministros en la aplicación personal de la Palabra de Dios, sino también a la falla en el asunto de la oración privada.

El Mensaje que entrega

En este segundo aspecto de su discurso, el autor se refiere a que uno de los grandes males de los predicadores hoy, es respecto al tipo de mensaje que entregan; viciado por malas motivaciones, un mensaje sin Cristo y un mensaje que no es fiel a las Escrituras, que en ocasiones es académico, pero sin vida en sí mismo, sin el poder del Espíritu, e incluso que el mensaje ni siquiera corresponda  un hombre verdaderamente llamado por Dios. Cito:

Es perfectamente posible que un hombre esté marcado con un eminente grado de devoción personal y piedad práctica, y aún así fallar grandemente en el ministerio de una predicación poderosa y efectiva. Por supuesto, parte de este problema se puede acreditar al hecho de que algunos hombres nunca fueron dotados por el gran Jefe de la Iglesia, con los dones necesarios para el ministerio de la enseñanza y la predicación. (pg 22)

Su segundo punto gira al rededor de cuatro ejes básicamente: El contenido bíblico del mensaje, el contenido doctrinal del mensaje; la aplicación practica del mensaje y la presentación del mensaje.

El libro termina con un directo llamado al arrepentimiento y a refugiarnos en el Señor para que sea el nuestra ayuda y socorro a la hora de administrar los misterio de su gracia; el evangelio de salvación.

Quiera el Señor también, hacer este libro útil a tu vida,si aspiras al ministerio o si estas en él o aún, si conoces a alguien a quien ames y quieras que lo lea.

Deseo que Dios te bendiga hoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here