En una entrada anterior hable de 5 Consejos Para Jóvenes Solteros  y la idea era mostrar la forma en la que podemos glorificar a Dios con nuestra soltería .

Sin embargo, y considerando que no todos tienen don de continencia, es probable que a estas alturas hayas decidido emprender una relación de noviazgo.

Debo decir de antemano que la perspectiva bíblica  del noviazgo dista en gran manera del paradigma del mundo. Debes estar dispuesto a asumir el modelo bíblico para tu noviazgo si realmente tu intención es que Dios sea glorificado.

El propósito del noviazgo es que funciones como la etapa preparatoria al matrimonio, no es un casting para ver cual encaja mejor en mi vida futura. Es algo que debes llevar con mucha responsabilidad.

Aunque la palabra “noviazgo” no aparece en las paginas de la biblia (el noviazgo es un concepto occidental), ella si contiene los principios para regir este tipo de relaciones, de manera que el hombre pueda hacer conforme a su voluntad y al fin, como siempre, su nombre sea exaltado.

Es por eso que he querido escribir estos 5 Consejos Para Jóvenes Comprometidos. 

Nota aclaratoria: Aunque durante el resto del articulo use de lenguaje genérico, los principios aquí plasmados rigen tanto para hombres como para mujeres.

1) Es tu novia no tu dios

Si hay algo que ocupa el lugar de Dios en tu vida, sencillamente eso no proviene de Dios.

El mal generalizado de los noviazgos cristianos es manejar mal el tiempo y las ocupaciones. Debes tener cuidado, tu novia puede convertirse en un ídolo, entendiendo por ídolo todo aquello que sustituye o toma el lugar de Dios.

Procura programar y priorizar tus ocupaciones. Las citas no están por encima de la asistencia a la iglesia, me refiero a que nunca debes dejar de asumir tus compromisos con Dios por estar ocupado con tu relación, mucho menos abandonar hábitos como la lectura y la oración.

Quiero que seas honesto contigo mismo; si tu relación de noviazgo, ha comprometido tu espiritualidad o compromiso con Dios, quizás debas revaluar las cosas y tomar una que otra decisión así sea radical.

No tengas otros dioses además de mí. (Éxodo 20:3)

2)  Es tu novia, no tu esposa

Las relaciones de noviazgo suelen producir en sensación de “seguridad conyugal” si se me permite el término.

El estar involucrado en programar el futuro puede dar la falsa sensación de que ya son esposos y comprometer el respeto a la hora del trato e incluso la relación misma.

Las expresiones de cariño, el toque físico y el tiempo que pasan juntos debe ser propio de cada etapa.

El noviazgo es la etapa de preparación para el matrimonio, no el matrimonio mismo. Es un tiempo prudente para conocerse y armonizar, no puedes dar por hecho que todo está perfectamente cuadrado, no sea que el matrimonio te frustre.

Un noviazgo que se comporta como un matrimonio es tan atípico como un niño que se comporta como un adulto. créeme, no se ve muy bien desde afuera.

3)  Ten cuidado con la fornicación

En el punto anterior mencioné lo importante que es asumir cada etapa de la manera adecuada.

Una de las consecuencias a las que podrías enfrentarte al no considerar eso, es al pecado de fornicación.

Yo creo que no puede haber algo mas fatal para una relación de noviazgo, que este pecado. Es el traspaso de la barrera del respeto, ademas que es un pecado que Dios ve con mucha seriedad.

La fornicación no solo está limitada a la relación íntima. Las caricias y conversaciones indebidas encienden una guerra de pensamientos asociados a la lujuria que terminan siendo tan pecaminosa como la materialización misma del pecado.

Por cierto; debes evitar estas dos cosas:

a) Estar a solas de manera premeditada y/o frecuentar lugares que puedan propiciar una conducta inapropiada.
b) No hables a altas horas de la noche. por alguna razón las largas conversaciones nocturnas son mas tentadoras que en cualquier otra hora del día.

Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo. (1 Cor 6:18).

4) Respeta las autoridades.

Ninguna relación de noviazgo puede pasar por encima de la autoridad de los padres de cada uno de los involucrados.

En el matrimonio el hombre deja a padre y madre y  se une a su mujer para ser una sola carne. (Gen 2:26) Esto es, el hombre y la mujer asumen unos nuevos órdenes de autoridad, pero recuerda, aun no te has casado, y mientras eso sucede tu autoridad siguen siendo tus padres.

Si ambos quebrantan los órdenes de autoridad en su noviazgo es muy probable que en la etapa del matrimonio eso sea un problema palpable.

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo (Efe 6:1)

Si observas que tus padres no están de acuerdo con tu relación debes orar para que Dios obre en ellos o evaluar la relación, pero no puedes ignorar tal desacuerdo.

Ademas de tus padres también es importante dar conocimiento a tus pastores de la relación. Nosotros debemos considerar su consejo y opinión, eso es bíblico.

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. (Heb 13:17).

Esta idea descarta completamente la aprobación de un noviazgo secreto como algo de Dios.

5) Ora, ora y ora más.

Por último, y no por eso menos importante, ORA.

Ora con inteligencia, con sinceridad de corazón, no temas orar diciendo: – Señor, hágase tu voluntad, cualquiera sea.

Nosotros solemos ser muy emotivos, estamos convencidos de que nuestros sentimientos son siempre buenos, pero eso no es verdad.
Tu corazón te puede estar engañando, tus sentimientos pueden ser una mera fantasía.

El que confía en su propio corazón es necio;
Mas el que camina en sabiduría será librado.(Pro 28:26).

La manera de resolver esto es encomendándote a Dios y estar dispuesto recibir su voluntad. Ora y ora mucho. Ora junto a tu pareja y dispónganse a hacer rectamente y de acuerdo a su palabra.

Y por favor, no le pongas a Dios señales. Eso es una gran muestra de incredulidad, al menos la única vez que eso se usó fue por parte de un hombre que se rehusaba a recibir la voluntad del Señor ( Num 6:36-38).

Para terminar (no el tema, sino este articulo). Ten siempre presente que el noviazgo también es un reflejo de la relación de Cristo con su iglesia.

De la misma manera en que el matrimonio representa nuestra unión con Cristo, el noviazgo representa la disposición para tal unión

Porque celoso estoy de vosotros con celo de Dios; pues os desposé a un esposo para presentaros como virgen pura a Cristo. (2 Cor 11:2).

Esa disposición implica pureza, santidad, respeto y honor.

Glorifica a Dios en tu relación de noviazgo.

Deseo que Dios te bendiga hoy. No olvide compartir.

Dejar respuesta